Corbyn no es una casualidad

by , under A new era, Parties, Política

corvyn

Una vez (Syriza) pudo ser sorprendente. Dos veces (Podemos) pudo resultar más inquietante. Pero tres veces (Corbyn como nuevo líder del Labour Party), ya no puede ser una casualidad.

Algo se mueve en la izquierda europea y se está instalando en el corazón mismo de la socialdemocracia.

Para los “hombres de Estado” del socialismo democrático tradicional esto no es aún una alternativa inquietante: esos nuevos líderes políticos “hacen buenos diagnósticos, pero se estrellan contra la realidad”, – dicen. Y tienen razón, no es fácil ser reformista a las alturas de 2015 y es fácil estrellarse contra los muros del “status quo”. Pero se equivocan también, y mucho, porque aunque el camino esconda fracasos, no hay otro remedio para la socialdemocracia que comenzar a andarlo. Y la señal de salida la ha dado Corbyn y el laborismo inglés.

abril-Observan-763654 explosion cosmica

Por qué ocurren estas explosiones cósmicas en la izquierda? Por qué el socialismo debe echar a andar otra vez?  Las causas son dos, y están interrelacionadas:

  • El “consenso socialdemócrata”, la gran alternativa política de la izquierda europea que hizo posible el Estado de bienestar después de la II Guerra mundial, comenzó a deteriorarse en los años 90, con la caída del Muro de Berlín. Desde entonces hemos asistido a un creciente desequilibrio de poderes: el poder privado, el de las grandes empresas y los grandes actores financieros ha ido creciendo y el poder público democrático ha ido replegándose. 

Las consecuencias han sido una creciente desigualdad en la riqueza, en la renta y en su distribución entre el capital y el trabajo.

La ideología que ha dado cobertura a este creciente desequilibrio es la supremacía absoluta del mercado, el cortoplacismo en la búsqueda de beneficios y las políticas macroeconómicas anti-keynesianas (con la crisis, políticas de austeridad).

La crisis económica de 2008 ha llevado esta situación al extremo: desigualdades cada día más escandalosas, y la aparición de nuevos fenómenos de pobreza en las clases medias y trabajadoras.

Es increíble que a la salida de la crisis tengamos en España más millonarios que en 2007, que haya 133 banqueros que ganan más de un millón de euros al año mientras que un cuarto de la población vive en el umbral de la pobreza, en el paro, o lo que es aún peor, trabajando sin salir de pobre.

contrastes-sociales-desequilibrio

En una palabra: el socialismo democrático y la socialdemocracia no son capaces por el momento de plantear un giro que limite el poder privado y vuelva a situar al capitalismo en su sitio.

Por el contrario, se han convertido en maestros de un lenguaje que nace muerto de su boca, con el que por un lado se reclama igualdad y se defienden los servicios públicos y por el otro se evita el enfrentamiento directo  con los grandes poderes económicos privados, sus instituciones y su entorno mediático e intelectual.

  • El repliegue ideológico del socialismo le ha despojado de frescura ciudadana, los partidos socialistas se han ido convirtiendo en partidos de cuadros, y sus militantes en aspirantes a posiciones de gobierno. Por ello, los contactos y la deliberación política conjunta con la ciudadanía se han ido gradualmente enfriando.

Este anquilosamiento organizativo ha significado que los efectos cada día más visibles de polarización de la renta y la riqueza hayan sido minusvalorados y pasados por alto, al tiempo que se menoscababa la autonomía de la política pública frente a los grandes poderes corporativos y del mercado.

Son estas las dos razones que explican  el surgimiento de nuevos fenómenos en la izquierda europea, como Syriza, Podemos o Corbyn.

En los tres casos el mensaje es el mismo y tiene dos componentes: el primero, que las clases medias y trabajadoras soportan una desigualdad creciente que nos aboca a una sociedad insostenible. El segundo, que la política tal y como se ha practicado hasta ahora, enfocada a la ocupación de cargos e instituciones públicas como único norte, ya no tiene recorrido.

masas ciudadanas

Creo que el giro histórico que tiene que dar el socialismo democrático y la socialdemocracia solamente ocurrirá si los partidos socialistas se hacen mestizos e invitan a su proyecto político a los sectores más dinámicos de las clases medias y trabajadoras. Por mucha voluntad que pongan, ese giro no puede ser llevado a cabo solamente por los cuadros políticos que han gestionado hasta el momento las estrategias y las políticas al uso.

Corbyn no hubiera sido elegido si las primarias se hubieran hecho entre los cuadros del Partido Laborista o su grupo parlamentario. Solamente ha salido victorioso, y de modo abrumador, cuando realmente se ha abierto la mano a todos los posibles simpatizantes del laborismo.

Por ello me gustaría invocar otro modelo organizativo socialista para España, que se debería reorientar en torno a dos nuevos principios:

  • Los militantes son los cuadros políticos del partido, encargados de velar por su continuidad, su ideario y su estrategia. Pero la base del partido son sus simpatizantes, que para serlo no tienen que hacer otra cosa que expresar su deseo. Militantes y simpatizantes forman una demarcación en la que todos pueden elegir y ser elegidos como candidatos para las elecciones generales, autonómicas o municipales.
  • El proceso de selección de candidatos a las elecciones debe ser abierto, transparente y basado en los méritos políticos de quienes se presentan. Cabría imaginar un Comité de listas amplio, representativo tanto de los militantes de las agrupaciones como de simpatizantes de reconocido prestigio social? Sería posible que llamaran a la puerta del comité de listas todos los militantes o simpatizantes que lo deseen mediante presentación de currículo? Sobre estas premisas, los candidatos/as cuyos currículos hubieran sido seleccionados por sus méritos e idoneidad tendrían una entrevista con el Comité de listas. Así se llegaría a una selección final, razonada y pública, que daría a luz una lista basada en el mérito, en la nominación paritaria y en la diversidad de la población que se quiere representar…

Puede parecer un sueño imposible, sobre todo ahora cuando ya se ha puesto en marcha la maquinaria de pactos y equilibrios internos para confeccionar las listas a las Elecciones Generales de Diciembre 2015 en España.

sueños-lúcidos01

Pero, en términos de un ciclo histórico que comenzó con la transición a la democracia, se está tocando fondo. La socialdemocracia en España ha agotado sus sistemas tradicionales de generación de élites políticas. El hecho de que se presente como “renovación” simples recambios generacionales ya es ilustrativo del camino de declive que se inició hacia el año 2000. Y que se comience a invitar a “independientes” a las listas, marca el nivel de esperpento al que se ha llegado (hay que ser independiente de un partido para triunfar en ese partido?)

En definitiva: o se progresa desde dentro haciendo posible el reencuentro entre sociedad y política socialdemócrata en términos de contenido y de organización, o la renovación de la socialdemocracia española se hará desde fuera, con muchas más vacilaciones, errores y fracasos de los que son estrictamente necesarios.

Leave a Reply


  • *