Frente a la crisis de los refugiados, acciones concretas

by , under A new era, crsisi de refugiados, Política

europa refugiados

La crisis de los refugiados está descubriendo las vergüenzas de una Europa incapaz de dar respuestas a tiempo ante grandes crisis. El hecho de que sea hace una semana cuando, por vez primera, se ha conseguido asignar a 80 refugiados después de los grandes planes de la UE para acoger a 120.000, cuando en realidad tan solo Alemania espera recibir 800.000, es bien elocuente de la impericia europea.

Sin embargo los refugiados siguen llegando a las costas de Grecia, y a Lesbos, en concreto, a razón de mil por día.

En pleno siglo XXI estamos asistiendo a un nuevo éxodo, realizado a pie, en medio de penurias, cuando no escoltados por soldados, de una frontera a otra – un auténtico corredor de los horrores que recuerda a los éxodos de la segunda guerra mundial.

Vista la ineficacia gubernamental y de las administraciones europeas, surge un reto al que podrían acudir las empresas de la mano de la sociedad civil y las organizaciones humanitarias: el reto de la acogida de refugiados, el reto de ayudarles en su penoso tránsito hasta la integración en nuestras sociedades.

refugiados-huyendo-770x470

Hace tres semanas más o menos, con otros colegas de escuelas de negocio que participan en la iniciativa de PRME (la iniciativa de Naciones Unidas de Principios para una Educación en Gestión Responsable) hicimos un pequeño trabajo de campo, hablando, en mi caso, con organizaciones humanitarias, representantes de ACNUR y refugiados en centros de acogida españoles para ver cuál era la situación. La idea que llevábamos en la cabeza era: ¿cómo se les puede ayudar del mejor modo? Qué es en realidad lo que necesitan los refugiados que acuden a Europa? ¿Cómo les pueden ayudar las empresas responsables?

En las próximas líneas expongo algunas de mis conclusiones, en forma de 8 sugerencias concretas .

Con algunas diferencias administrativas entre los países europeos, en general, hay cuatro momentos distintos en el proceso en curso de asentamiento de los refugiados:

  1. Llegada: a la frontera de Europa (o a un campo de refugiados fuera de Europa)
  2. En tránsito: Mientras esperan / viajan dentro de Europa para llegar al país donde quieren (o se les asignará) para establecerse
  3. Recepción en el país de destino: Cuando llegan y son acogidos en un centro de refugiados en el país de destino
  4. Integración en el país: cuando comienzan a establecer su propia vida

A lo largo de todo este proceso hay varias necesidades perentorias que cubrir:

1. El apoyo económico es lo primero: en promedio, el coste de apoyo a un refugiado hasta que pueda desenvolverse por sí mismo en un nuevo país asciende a 20.000 euros y tiene una duración de 24 meses. No está claro hasta qué punto la Unión Europea va a financiar estas cantidades (que para 800.000 refugiados ascenderían hasta finales de 2016 a 16 mil millones de euros), y cuánto apoyo económico los van a proporcionar los gobiernos de los países europeos. Lo que está claro que son necesarios esfuerzos adicionales de la sociedad, como personas individuales y como empresas. En este contexto, sería conveniente combatir la idea errónea de que la filantropía es “mala”, y se opone a la verdadera responsabilidad social de las empresas: estamos hablando de una ayuda humanitaria de urgencia. En esa situación, cuando todo el mundo colabora, desde los ciudadanos individuales hasta las administraciones públicas, la cooperación de las empresas es absolutamente necesaria.

2. El mejor modo de realizar colectas y hacer donaciones a la causa de los refugiados en las empresas es probablemente promoviendo una campaña de recaudación de fondos entre los empleados, – incluso creando un sistema de recogida voluntaria a través de la nómina, –  y doblar lo recaudado con la misma cantidad donada por la compañía. Las principales ONG en España que han sido designadas para ayudar en la crisis (CEAR, Cruz Roja y ACCEM) así como ACNUR España tienen material promocional preparado, para iniciar las campañas de recaudación de fondos dentro de las empresas.

3. La coordinación de esfuerzos es fundamental: no está claro el tamaño de la crisis de los refugiados a la que nos enfrentamos. Los 120.000 refugiados cubiertos por el acuerdo de cuotas a nivel de la UE es un número limitado, dadas las estimaciones de 800.000 solicitantes de asilo que podrían estar entrando en Europa este año. Por lo tanto, las necesidades pueden variar hasta que la crisis haya terminado. Es por esto por lo que se debería promover a nivel nacional un comité de enlace, donde se coordinaran con ACNUR las principales asociaciones de empresas responsables en España, el Pacto Mundial, Forética, Fundación SERES, etc… El propósito de ese comité de enlace podría ser actualizar mes a mes las necesidades del momento y renovar el llamamiento a las empresas para contribuir en aspectos específicos.

alambradas
  • Necesidades de los refugiados a la hora de la llegada y en la etapa de “tránsito”

Debemos ser conscientes de que hay 4 millones de refugiados sirios en Turquía, Líbano, Jordania e Iraq. Es hacia estos campamentos hacia donde se debería canalizar la ayuda económica del modo más estratégico: en esos asentamientos las necesidades son enormes, y en la medida en que sean dignamente cubiertas, existirán menos incentivos para que los refugiados emprendan su éxodo hacia Europa, que es lo que está ocurriendo en la actualidad.

Los puntos de entrada de los refugiados en Europa son claros: Grecia (que ha recibido hasta ahora 416.245 refugiados en este año hasta el 6 de octubre) e Italia (131.000 por el momento). Esto hace que una entrada neta de aproximadamente 6.000 personas que entran en Europa diariamente a través de varios puntos (Lesbos y Lampedusa son dos de ellos). En ellos, debido a la falta de medios y de coordinación, las condiciones no son aceptables, a pesar de todo el apoyo desplegado por ambos países, las organizaciones humanitarias y los voluntarios.

4. Por ello, sería de extraordinaria importancia que se pudiera emprender una acción concertada entre empresas para que colocaran bajo su auspicio cada uno de esos puntos de llegada, coordinándose con las autoridades de Italia y Grecia y operando a través de la mediación de ACNUR en Europa. No sería descabellada la idea de construir Centros Temporales de refugiados en dichos puntos de entrada, incluidos el alojamiento, la asistencia sanitaria y los servicios administrativos. Esta podría ser una gran aportación de las empresas, país a país, coordinando fondos, contribuciones en especie y apoyos logísticos para acondicionar estos puntos de llegada.

Refugiados-Siria-680x365
  • Necesidades en la etapa de recepción en Centros nacionales de refugiados.

 España espera la llegada de 20.000 refugiados entre 2015 y 2016. Estos deberán ir a centros de refugiados en los que en un ambiente seguro y asistido podrán dar sus primeros pasos hacia la integración en la sociedad española. Sin embargo, la capacidad actual de los centros en operación en España es de 6000 plazas, contando con todos los recursos públicos y privados actuales. Por ello las ONG están en constante búsqueda de nuevos centros de refugiados. Las empresas de la construcción, inmobiliarias, los sectores de hostelería y empresas financieras y bancarias con un stock de edificios no utilizados podrían proporcionar instalaciones para este fin. Empresas de los sectores pertinentes podrían proporcionar servicios de rehabilitación y re acondicionamiento rápido para abrir nuevos centros de refugiados, también. Esta contribución sería un esfuerzo importante.

5. Cuando los refugiados llegan a un centro de refugiados se espera que permanezcan en él durante un período medio de 6 meses. Aparte de los servicios básicos de alimentación, salud, vestido, vivienda y escolarización para niños- todos ellos proporcionados por el Centro,- necesitan, ante todo, familiarizarse con la lengua y la cultura del país. Esta necesidad no suele estar cubierta de modo perfecto por las autoridades públicas. Por lo tanto, sería de gran ayuda si empresas y centros educativos contribuyesen en la organización de programas de lengua y cultura de calidad en los centros de refugiados.

6. Para hacer frente al (innecesariamente) largo proceso administrativo  de solicitud y reconocimiento del estatus de refugiado la necesidad de servicios jurídicos eficaces es otro elemento importante de los refugiados en esta etapa: los bufetes de abogados y los departamentos legales dentro de las empresas podrían ayudar a las organizaciones no gubernamentales con el fin de construir una red efectiva de asesores legales.

 

escoltados
  • Necesidades en la fase de asentamiento e integración en el país.

 Una vez que los refugiados han pasado por el proceso de recepción, durante un período limitado de tiempo (de tres a 6 meses) las autoridades públicas y las organizaciones no gubernamentales les ayudan a conseguir una vivienda individual y a pagar por el alquiler del alojamiento. En esta etapa, para iniciar el proceso de integración, la mayor preocupación es encontrar actividades que puedan llevar a un empleo (en la mayoría de los casos) o a continuar la educación que los refugiados recibían en su país de origen.

7. En una Europa que ha sido duramente golpeada por la crisis económica y financiera, no es una tarea fácil encontrar un empleo en países con altas tasas de desempleo como el caso español, cuando tantos trabajadores y profesionales cualificados nacionales están desempleados. Sin embargo, las empresas pueden ser de máximo apoyo con lo que se podrían llamar programas de prácticas para la integración profesional. Con duración de 6 meses-1 año, las empresas podrían admitir a refugiados que trabajarían para un pequeño salario en la empresa (600-1000 euros), mientras que se familiarizan con la cultura del trabajo, régimen laboral, compañeros de trabajo y su entorno social. Con otros gastos soportados por los servicios de bienestar, esto también permitiría la construcción de una pequeña cantidad de ahorro para prepararse para la etapa en la que los refugiados han de vivir de modo plenamente autónomo.

8. Por último, los refugiados que han interrumpido su formación de educación técnica o superior deberían ser apoyados para tener la posibilidad de disfrutar de un acceso inmediato a sus estudios interrumpidos, a través de becas conjuntas entre empresas e instituciones educativas.

 No es una vida de Jauja lo que se está proponiendo aquí.

 

niña refugiada

Los refugiados sirios, afganos, iraquíes, eritreos o sudaneses provienen de escenarios de muerte, persecución y peligro para su vida y la de sus familias, de los que debieron escapar con lo puesto.

Deben arrostrar peligros y precariedades renovadas cuando se juegan la vida llegando a Europa o cuando inician un camino incierto, y en muchas ocasiones hostil hasta su lugar de destino. Es una tarea propia de sociedades civilizadas, humanas y solidarias, como la española, acogerles y apoyarles hasta que puedan mantenerse por sí mismos e integrarse, como el resto de nosotros y con nuestros mismos problemas y oportunidades en España.

Y en este sentido, en esta crisis que no remite por más que nos hayamos inmunizado frente a las imágenes horrorosas que protagonizan los refugiados cada día, las empresas y las instituciones educativas tienen un papel excepcional que cumplir, y una oportunidad de demostrar que la solidaridad es parte de su cultura.

Leave a Reply


  • *