LA SOCIEDAD DEL 20% FRENTE AL 80%, Y DEL 1% FRENTE AL RESTO -economía política del #postcapitalism

by , under #postcapitalism, A new era, crecimiento económico, desigualdades, economía política, Política, postcapitalismo, tecnologías digitales

 

 


Las ideas de Paul Mason y su libro #Postcapitalism marcarán un hito en el pensamiento político de la izquierda y me propongo ayudar a su desarrollo teórico y práctico. Seguiré en “posts”  futuros con un análisis más detallado de los múltiples campos en los que me han sugerido reflexiones y desarrollos generales y para España.

Pero en este momento lo que me pide el cuerpo es ir a un aspecto medular y central. Para que este nuevo pensamiento se convierta en una arma potente para la acción política, a partir de las fecundas ideas de Paul Mason es necesario construir al menos tres pilares: una teoría de la acción política, una revisión de la historia de la industrialización y una economía política del #Postcapitalism. Intentaré en este “post” dar una formulación preliminar, breve y concisa, del tipo de economía política que se debería ir construyendo.


 

abril-Observan-763654 explosion cosmica

 

Me gustaría destacar los dos fenómenos más novedosos de la economía contemporánea, – dos corrientes que están surgiendo de las mismas entrañas del capitalismo: la emergencia de sectores crecientes de actividad al margen del mercado y de los precios, y la tendencia a que el trabajo humano sea cada vez menos necesario para el sistema capitalista.

AQUÍ AHORA: UN SECTOR  PUJANTE Y AVANZADO, QUE CRECE A ESPALDAS DEL CAPITALISMO Y AL MARGEN DEL MERCADO

Han comenzado a surgir nuevos procesos de producción que caen completamente fuera de la esfera del mercado y en los que los factores tradicionales, -trabajo y capital,- ya no tienen el papel que les asigna el capitalismo.

Me refiero a la producción que se realiza en régimen colaborativo y entre iguales; donde el trabajo se presta de modo voluntario y que no necesita de gran inversión de capital, porque en gran parte se realiza de modo digital. Sin costes de trabajo y con costes de capital insignificantes, estos productos y servicios se distribuyen y consumen de modo abierto, libre, sin precio. Todos ellos además tienen como input principal la información y la digitalización como su tecnología de base.

Wikipedia_mini_globe_handheld

Hay productos como Wikipedia, donde colaboran 75.000 voluntarios que han construido la enciclopedia más vasta del mundo, con costes nulos de capital y trabajo. La Wikipedia (versión inglesa) ha producido 4,1 millones de páginas (9.000 como media diaria en 2011 y 2012). Se han realizado más de 500 mil millones de correcciones desde su creación, va siendo mejorada por sus propios usuarios, y es un producto libre, colaborativo y permanentemente actualizado.

Me refiero también a todo el software libre que existe en el mundo. Monitoreado por el Black Duck Open Hub, agrupaba en Julio de 2014 a más de 664.000 proyectos y casi tres millones y medio de participantes, con 30 mil millones de líneas de codificación de software.

Estoy hablando también de los “creative commons” – licencias que permiten de un modo sencillo dar permiso a otros para reusar y compartir el trabajo creativo. En Noviembre de 2014 había ya 880 millones de trabajos estimados dentro de esta categoría, y en Flickr solamente más de 306 millones de fotos con licencia para compartir.

Y me refiero por último a toda la actividad que cae bajo la categoría de “contenido generado por los usuarios” en Internet. Una parte importante, si no es mayoritaria, de la producción de blogs, fotos, videos, foros de discusión, espacios de producción artística o de procesamiento de información, etc…se realizan al margen del mercado y de las empresas. Para darnos idea del tamaño de este segmento de actividad que no existía apenas en 2005, baste decir que en los EEUU se comparten cada minuto casi 685.000 piezas con contenido en Facebook, o que 56 millones de personas usan twitter. Entre Mayo de 2011 y Octubre de 2015 se han creado 122 mil millones de “posts” en Tumblr, y hay en el mundo 400 millones de usuarios activos cada mes en Instagram.

Son cifras escalofriantes, que nos hablan de un fenómeno de una magnitud nunca imaginada.

Existen también nuevas actividades mixtas, que combinan las tecnologías digitales con elementos de la realidad física y de esa combinación surgen nuevos productos que también se basan en el trabajo voluntario a coste cero y con una inversión inicial insignificante, que se mueven en el ámbito de la economía colaborativa (“sharing economy”) o de la innovación social…

A todos estos nuevos fenómenos los llamaré en su conjunto, para entendernos, el sector postcapitalista en la sociedad actual.

Por supuesto, existe una confrontación soterrada entre el sector postcapitalista y las empresas que operan en los mercados e intentan acomodar tácticamente en su beneficio esta pujante tendencia. Pero, como señala Paul Mason (Postcapitalism, Introduction, pg XV),a largo plazo (a cuán largo plazo es tema para otro “post”) es una batalla perdida para el capitalismo dominante, porque éste opera sobre la base de la escasez, pero la información, la nueva materia prima de la economía digital, es cada día más abundante y crece de modo exponencial.

desconectar-del-trabajo

EL CAPITALISMO NECESITARÁ CADA VEZ MENOS CONTENIDO DE TRABAJO PRODUCTIVO

Hay que conectar esta nueva tendencia con otro fenómeno central no menos importante señalado también por Paul Mason (Postcapitalism, Introduction, pg XV): las tecnologías digitales están reduciendo “la necesidad del trabajo”, – se entiende la necesidad del trabajo por parte de un capitalismo de cuyas entrañas ha salido su propio declive en la forma de las tecnologías digitales.

Las tecnologías digitales avanzan hacia la asunción a manos de la inteligencia artificial y las máquinas inteligentes de todo el trabajo cualificado o no cualificado que pueda ser rutinizable (Erik Brynjolfsson & Andrew McAfee, The Second Machine Age, son precursores en esta dimensión). De acuerdo con estudios realizados (Carl Benedikt Frey and Michael A. Osborne, “The future of employment: how susceptible are jobs tocomputerisation?”), un 47% de los puestos de trabajo en los EEUU están en riesgo de desaparecer debido a la computerización. Es una solemne tontería la discusión sobre si la inteligencia artificial hará desaparecer el trabajo humano porque se pierde el punto importante que hay que hacer: el trabajo humano nunca desaparecerá, pero lo que irá desapareciendo gradualmente es la necesidad para el capitalismo del trabajo productivo a manos de la inteligencia artificial. Para todos los que, como Paul Mason, pensamos que el valor se crea, esencialmente, a partir del trabajo, esta tendencia tiene una implicaciones enormes. Con un contenido decreciente de trabajo, a largo plazo, los precios en los mercados y los beneficios del capital tenderán a reducirse, a no ser que se intente mantener artificialmente el “status quo” mediante la creación de sistemas monopolistas que fuercen los precios a mantenerse…

La tendencia a la disminución de la necesidad del trabajo humano en el mercado capitalista se comienza a percibir en nuestras sociedades en la forma de disminución del tiempo de trabajo: los trabajos parciales, las jornadas de 30 horas, las carreras irregulares combinando periodos de trabajo asalariado o profesional y otras actividades, comienzan a proliferar. En Francia ya funcionan con jornadas de 35 horas, en Suecia se acaba de aprobar la jornada semanal de 30 horas…Estamos ya embarcados en una larga transición en la que las ganancias de productividad de la mano de las nuevas tecnologías digitales irán haciendo desaparecer la posibilidad del pleno empleo en el capitalismo.

 

tipos de ciudadanos

TRES CONCLUSIONES

Unamos y extrapolemos estas dos tendencias a futuro, para extraer tres conclusiones casi telegráficas.

Vamos hacia una sociedad definida (y, si no se remedia, altamente polarizada) con tres tipos de ciudadanos: 

  • Los ciudadanos que desarrollarán trabajos cualificados de alto valor añadido en el mercado, en profesiones basadas en el reconocimiento de pautas fuera de marcos preestablecidos (estrategas), el lenguaje y la comunicación compleja (analistas), la inteligencia emocional (“coaches”, salud personalizada) y la creatividad (creadores)
  • Por otro lado, trabajadores no cualificados también en el sector económico capitalista, cuyas tareas tampoco puedan ser rutinizables por robots, en los amplísimos campos de los cuidados personales, la atención y los servicios personalizados.
  • Por último ciudadanos que combinan actividades más o menos precarias en el mercado y centran su atención y esfuerzo en el sector postcapitalista, que irá ocupando más y más tiempo a medida que el sector de actividad postcapitalista vaya creciendo de modo imparable.

La polarización que ya se ha producido en los últimos veinte años, entre la renta del 20% de profesionales altamente cualificados y el resto de trabajadores, se irá agudizando espontáneamente.

produccion-morelia-8h

 

Vamos también hacia una sociedad en que las diferencias entre las rentas del capital y el trabajo tienden a agudizarse a favor del capital.

La productividad generada por las nuevas tecnologías digitales y las rentas de innovación que se producen con el progreso tecnológico exponencial que está ocurriendo ya, van a ser crecientemente apropiadas por el capital. También, la tendencia a los monopolios erigidos sobre las tecnologías digitales o para prevenir su uso libre por parte de los ciudadanos,  se va a agudizar como una estrategia defensiva para garantizar altos retornos al capital. De este modo las disparidades entre capital y el trabajo se van a ir polarizando cada vez más.

En otras palabras, durante la transición hacia una economía y una sociedad postcapitalista,  nos iremos adentrando en un sistema capitalista cada vez más decrépito e  injusto que genera una sociedad cada día más desigual,- una sociedad del 20% frente al 80%, y del 1% frente a todos.

trabajo social

Qué renta percibirán los ciudadanos que, en número creciente, se irán dedicando al sector postcapitalista?

Cómo se puede recompensar a los voluntarios que trabajarán en las Wikipedias del futuro, en el software libre, en la innovación social, en la producción de contenido generado como usuario en Internet? Van a ser un número creciente a  largo plazo, porque la tendencia en la era de la economía digital es a que la información y las tecnologías digitales vayan desbordando los elementos de privatización y los monopolios que va imponiendo el mercado hoy.

Hay que ser claros: descartados los precios porque el sector postcapitalista crece al margen del mercado y los precios, y descartada la planificación central de las fracasadas economías socialistas, es la utilidad social la que puede determinar el valor que corresponde al trabajo que la ha hecho posible.

No es casualidad que ya comiencen a emerger nuevas fórmulas para asegurar una renta digna a aquellos que no trabajan en el mercado, en la forma del salario básico universal, las rentas de inserción, etc… Son respuestas que avanzan en la dirección de resolver los problemas reales a los que ya comienza a enfrentarse la sociedad actual.

Pero son respuestas aún muy burdas porque no ligan la renta que puedan percibir los que trabajan en el sector postcapitalista y el valor social de lo que producen. En esa medida abren un flanco enorme a todos aquellos que no quieren que se genere una sociedad de ociosos viviendo a costa de los que trabajan duramente para lograr una renta en el mercado. Por ello, la medición de la utilidad social de lo que se hace en el sector postcapitalista es clave para ir determinando la compensación de renta que merece. En este terreno se puede avanzar algo: la utilidad social del trabajo realizado en el sector postcapitalista podrá ser determinada precisamente por el valor que le atribuyen sus usuarios, puesto que los beneficiarios de las mismas pueden valorar de modo instantáneo su utilidad desde la red.

Quedan muchísimos flecos sobre los que reflexionar. Por ejemplo, cómo podrá la sociedad hacerse cargo de estas nuevas rentas sociales? Existe una transición entre el hoy y esa situación muy a largo plazo que se ha esbozado aquí? Cuando hablamos de capitalismo, se trata de una noción abstracta, o deberíamos hablar de lo que es el capitalismo hoy, es decir del modelo actual neoliberal?.

Serán temas a desarrollar en próximos “posts”

 

Optimismo

 

 

Leave a Reply


  • *