Un horizonte nada brillante: una economía enclenque e inestable

by , under Uncategorised

dolar estancado

Las predicciones de crecimiento económico para 2016 (3,4% global, 2,1% en los países avanzados, 6,3% en China y 4,3% en los mercados emergentes), confirman ese horizonte. Las políticas de expansión monetaria que se han utilizado como receta para incentivar la recuperación no están dando el resultado esperado y, además, los tipos negativos a los que han conducido anuncian el fin de su hipotética efectividad.

Pero ahora, a la amenaza de estancamiento económico, hay que añadir el sobresalto causado por los mercados bursátiles, que han perdido en torno a un 25% de su valor, están con el corazón en un puño y, a la mínima, están tendiendo a vender todo lo vendible. Como decía hace un mes escaso el Royal Bank of Scotland a sus clientes: “Vendan todo excepto los bonos de alta calidad. No estamos hablando ya de retornos al capital, sino de retornos del capital” ( http://www.theguardian.com/business/2016/jan/12/beware-great-2016-financial-crisis-warns-city-pessimist )

¿Qué puede mover a que a una recuperación débil se le añada este pánico?  Los dos “accidentes de recorrido” que se apuntan como causas son, como todos sabemos:

  • La guerra de precios en la que se ha embarcado Arabia Saudí para expulsar del mercado a la masiva producción de combustible fósil debido al “fracking” estadounidense está hundiendo economías importantes, comenzando por Rusia
  • El plan de ajuste/estabilización chino al moderar su crecimiento y su demanda, está suponiendo que los precios de las materias primas caigan en picado, y eso está repercutiendo en la entrada en recesión de muchos países particularmente en América Latina: Brasil, y la región en su conjunto tienen pronósticos negativos de crecimiento para este año (-0,3%).

Sin embargo, estos dos nuevos elementos, por importantes que sean, no habrían causado los profundos recortes de valor en las bolsas. Hay otras circunstancias que multiplican sus efectos:

  • El descenso de los precios del petróleo y las materias primas están poniendo en peligro el tejido productivo de muchos países emergentes, cuyo sector privado, siguiendo la pauta del modelo económico del mundo desarrollado, se ha endeudado hasta las cejas, sobre todo desde 2008. Hoy la deuda privada en los países emergentes es más del 120% de su PIB ( http://www.telegraph.co.uk/finance/economics/11916485/3-trillion-corporate-credit-crunch-looms-as-debtors-face-day-of-reckoning.html ) y en un contexto de menores ingresos por materias primas esto augura amenazas importantes de impagos. El encarecimiento, aún simbólico, del tipo de interés del dólar, ha repercutido, además, en el encarecimiento de la deuda pública en esas regiones, con lo que las posibilidades de impago de su deuda pública han aumentado también.

endeudamiento empresas

  • En Europa, el sector financiero enfrentado a tipos de interés negativos intenta mantener altas rentabilidades después de la crisis con una sobreexposición a derivados de alto riesgo. El caso del Deutsche Bank, cuya exposición a derivados de alto riesgo está situado en la asombrosa dimensión de 16 veces el PIB de Alemania es un ejemplo paradigmático de la situación que, a pesar de todos los aprovisionamientos de capital, tienen muchos bancos europeos.

 

deutsche bank

Lo que debe preocupar de estas alucinantes cifras ( http://www.elconfidencial.com/mercados/2016-02-09/la-alerta-roja-por-deutsche-bank-apunta-a-un-colapso-europeo-tipo-lehman-brothers_1149407/ ) es que una parte muy importante de la sobreexposición está relacionada con la evolución de los precios de las materias primas,  y esto incrementa seriamente las posibilidades de “default” en las condiciones anteriormente descritas.

En definitiva, en el contexto de una débil recuperación y unas políticas inefectivas para solucionarla, el aumento de la deuda (a escala internacional hoy ya cercana al 300% del PIB mundial) y la continuación de las prácticas de alto riesgo del mundo financiero a la caza de grandes retornos son los elementos que añaden alta peligrosidad a lo que está ocurriendo ahora.

Sin embargo, deberíamos caer en cuenta de que esto no es nuevo. Por el contrario, es una historia que se repite

Contemplando con un poco de perspectiva el recorrido de la economía a lo largo de la época en la que el modelo económico actual ha imperado, se observa claramente una tendencia que define su naturaleza inestable: la emergencia de “burbujas” y “pinchazos” (“boom and bust” en el análisis de Paul Mason http://blogs.channel4.com/paul-mason-blog/governments-tackle-unsustainable-global-economic-trends/4336 ), como describe con claridad el gráfico siguiente:

 ftse 100

Con sus peculiaridades en España ( http://www.investing.com/indices/spain-35-chart ) se ha dado una evolución similar.

 montañas bursatiles en españa

En el marco del modelo económico actual (que habría que denominar modelo económico neoliberal, – pero es otra historia), la tendencia previa de crecimiento moderado y estable de la valoración bursátil hasta 1995, se ha ido transformando en una época de exuberancia de riqueza, trufada de episodios de “burbujas” y “pinchazos”. La evolución del FTSE 100 presenta en el gráfico de más arriba tres impresionantes episodios: a partir de 1995 la “burbuja” y el “pinchazo” tecnológicos en torno al año 2000,  la “burbuja” y el “pinchazo” que precedió a la gran recesión de 2008…y el episodio en el que nos vamos adentrando ahora.

La inestabilidad profunda que se ha instalado en los mercado parece ser una tendencia del modelo económico, puesto que ha repetido ya tres veces la misma secuencia: a) una expansión monetaria que b) reflota y rescata activos en crisis, c) no penaliza el exceso de endeudamiento, d) conduce a la sobrevalorización de valores hacia una “burbuja”, e) lleva a continuación, en cuanto aparecen accidentes de recorrido, al “pinchazo”, y, f) por fin, al estancamiento de un crecimiento, en cualquier caso, débil.

No es un futuro brillante.

Sin embargo, un modelo así, enclenque e inestable, no impide, sino que propicia, que el 1% de la población siga una senda expansiva  de enriquecimiento, – que en 2016 ya significa más del 50% de la riqueza mundial.

Por eso, a pesar de la irracionalidad del modelo y a pesar de que conduce a un callejón sin salida, hay fuerzas muy poderosas que no cederán fácilmente la posición que han adquirido en él.

Leave a Reply


  • *